0
0
Subtotal: $0
No hay productos en el carrito.

Cómo costear correctamente tu producto

Costear adecuadamente es la clave para establecer correctamente márgenes, utilidades y esquema de precios.

Desde la experiencia recomendamos establecer primero el costo primo del producto para no caer en errores que suban el precio de manera injustificada, es decir, el gerente o dueño debe manejar el costo primo, otra situación sucede en contabilidad donde muchos le cargan al costo, gastos de arriendo etc.

El costo primo está compuesto por:

– Materia prima por prenda, no olvides que, a ese valor debes aumentar entre un 5% o un 10% por desperdicio.

– Mano de obra: si estás maquilando, es el valor que te cobran por prenda. Si la confección la realizas tú, debes fijarte un sueldo o ingreso como operario y calcular el minuto de confección; conociendo ese minuto vs el tiempo que duras haciendo la prenda podrás determinar el valor de la mano de obra.

– Insumos: se refiere a elementos como botones, cremalleras, taches, marquillas entre otros elementos calculados por el uso en la prenda.

– Servicios de terceros: son aquellos procesos que no realizas en tu taller, ejemplo: sublimación, estampado, procesos especiales de lavandería etc.

Todos los anteriores puntos se conocen como costos directos, es decir, son los costos que aplican directamente a la prenda. A los directos debes sumarle los indirectos de fabricación, los cuales están conformados por aquellos pasos que implementas para la realización de la prenda, pero que no están reflejados de manera directa en su fabricación. Ejemplo: el transporte que gastas cuando vas a comprar las telas, o el mensajero de tu taller etc. Normalmente aplicar este valor no es tan sencillo, por eso lo recomendable es sumar el 7% de los directos, como costos indirectos.

La suma de los directos más los indirectos, dará como resultado el costo primo.

× Product has been added to your cart